domingo, 12 de julio de 2009

El Muro



Una de las cosas más estúpidas que el hombre ( léase hombre alfa o macho) ha intentado, en vano, es limitar las expresiones del ser humano, poniendo barreras o matando. Lo intentaron con el muro de Berlín, del que quedan pedazos pintados que desdramatizan su legado y como pared de cemento gris, simple y soso. Pero no lo lograron. Un muro inservible, idiota, macabro y ridículo. Sirve ahora verlo en pie, indultado por la historia, para recordarle al mundo que la imposición de un sistema teórico lindo y precioso en la lectura, es obsoleto en el mundo moderno.
Bueno para nada.

2 comentarios:

Raama dijo...

Hola! Gracias por visitarme :) He estado por aqui de visita varias veces. Se te quiere como siempre.

Carolina dijo...

Excelente reflexión.. en realidad tanto los muros fisicos como mentales.. son parte de una realidad que no solemos afrontar.