martes, 22 de enero de 2008

Jackselyn


No sé nada de ella desde hace dos años, vive en La Habana. La conocí en una conferencia sobre mi trabajo fotográfico que di una vez estando allá ( en la escuela donde el querido profesor Arencibia impartía su felicidad y conocimiento)
Fue una de las personas que se me acercaron para saber más de la fotografía, conocer qué se está haciendo afuera, en un país donde hay un inmenso talento, pero está coartado, no me pregunten por qué.
Salimos un día a hacer fotos. Estábamos tomando unos helados en uno de los pocos y naifs centros comerciales que hay en la ciudad. Teníamos aire acondicionado, veíamos el mar y el malecón a través de un cristal sucio de yodo marino. A 120 km enfrente de nosotros está el "enemigo".
Decidimos bajar con el sol bien fuerte sobre nuestras cabezas a ver a unos chicos lanzándose en picado sobre el mar de la forma más peligrosa posible, porque si no, no es divertido.
Le pregunté cómo le gustaría ser retratada.
Y no hizo falta que me dijera, el viento se encargó de sacar su mejor esencia.

PD: su nombre se lo puso su padre, que la abandonó cuando era pequeña para irse a Miami, porque le gustaban los Jackson five.