domingo, 22 de junio de 2008

La penúltima chica




Se llama Song Kun. Es una chica tradicional china, nada de locuras ni de mentes abiertas, ni tocarse ni besarse. No es que traté de besarla ni tocarla, ni estuve interesado, solo fue una conversación surgida cuando vimos unas fotos de personas desnudas en una galería del distrito 798 donde le hice la foto el viernes pasado, al regresar en tren desde Shanghai otra vez. Abajo de su foto pongo una de sus obras, que se llama "My Life" la cual me encanta.
Llega casi el final de este viaje, nos quedan 5 días. Ayer, estuvimos en el palacio de verano donde la emperatriz CHICHi ( no se llama así pero me gusta llamarla así) tenía su lago y sus palacios para hacer lo que le diera la gana. En un paseo en bote por el lago, se cayó mi cámara pocket al agua,la escena fue patética, ver como caía y se perdía en el agua verde, con sus burbujitas y no poder hacer un coño, dejando para siempre el recuerdo de algunas fotos hacía un rato y de la misma camarita, que tanto retrató y tanto sirvió a la familia y a este servidor.
Hoy seguiré rezando, en el Templo del Cielo, y después de ser espiritual ( que no me sirve para una mierda) me pasaré por el mercado de la seda para regatear con los chinos copias de zapatos de marca por 5 euros.